Luffa, la planta esponja

Las esponjas vegetales son el fruto de una enredadera llamada «Luffa» perteneciente a la misma familia que las calabazas y zapallos. Cultivarlas requiere de sencillas labores y mínimos cuidados. Te contamos los pasos para producir esponjas vegetales en tu balcón.

 

Las esponjas vegetales se suelen sembrar en primavera y los frutos estarán maduros y listos para ser cosechados en el otoño siguiente.
Se trata de una planta trepadora que puede llegar a alcanzar una altura de más de 15 metros, por lo que es importante que disponga de elementos a los que enredarse, como árboles o postes de madera. Sus hojas son grandes y dispone de flores masculinas y femeninas que han de polinizarse.
Cada planta de esponja vegetal, si se desarrollla correctamente, dará entre 10 y 20 frutos, que habrán de ser cosechados cuando la piel empiece a cambiar de color, transformándose en amarillo anaranjado.

Necesitas

Macetero grande (50x50x50)
Semillas de Luffa
Tijera de podar

Pasos

1

Las semillas deben tener un color negro y ser duras al tacto. Mientras no las plantemos deben conservarse en un lugar seco y sin luz directa. El tiempo más adecuado para su siembra es al comienzo de la primavera.

2

Ubica el macetero en un sitio del balcón cercano a la baranda o enrejado de protección donde el sol llegue directamente a la planta. .En el centro del macetero hace un hoyo de 2 o 3cm de profundidad y coloca 3 semillas de Luffa acutangula. Tapa las semillas con un poco de tierra negra y riega.

3

Para el verano la planta contará con tallos largos o guías que se expanden rápidamente. Toma cuidadosamente las guías y colócalas sobre el enrejado, en pocos días la planta se enredará formando una parra que además te ofrecerá buena sombra.

4

Mantén hidratada la planta. Los riegos no deben ser abundantes sino moderados, el exceso de humedad favorece la proliferación de hongos.

5

Recuerda que se trata de una planta anual, por lo que debes esperar al verano siguiente para obtener las esponjas.

6

El momento de cosechar los frutos es cuando la cáscara se torna de color amarillo-castaño. Toma una tijera de podar y corta el pecíolo del fruto (cabito que lo une con la planta), no la arranques.

7

Coloca las esponjas sobre papel de diario en un lugar seco y fresco. En pocos días se desprenderán las cáscaras y las semillas. Reserva semillas para producir nuevas plantas.

8

Si deseas blanquear o teñir las esponjas sólo debes sumergirlas unos 30 minutos en agua clorada o en anilinas naturales, según sea el caso y luego las colgas de una soga hasta que se sequen.

Importante

  • Puedes conseguir las semillas en La Caléndula junto a una de estas esponjas naturales para que la pruebes.
  • Cosecha las esponjas sólo cuando se hayan secado totalmente en la planta, si las quitas aún verdes, no terminan de secarse y se pudrirán.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.