Stewart no es un poeta


Stewart no es un poeta. O no es simplemente un
poeta. Puede que desde nuestra posición de grandes amigas la admiración entre
en el terreno de la subjetividad y perdamos perspectiva pero, realmente
tratamos de ser objetivas cuando ensalzamos sus virtudes y es que Stewart
 es un artista ecléctico y prolífico que se mueve por distintas esferas
agarrando la esencia con sus sentidos para radiografiarla con sus versos, sus
ocurrencias, sus fotos o incluso su música. Stewart es ese amante de la cultura
y de su tierra que decidió aportar su granito de arena para dignificar ambas y
plantar semillas en almas desnutridas brindando poesía en vivo y en directo
desde algún café, como si se creyera parte de una generación histórica de algún
siglo pasado. 

Siempre innovador, apuesta por la juventud
de modo que les hace sentir capaces y atrevidos de cara a poder codearse y
tratar de tú a tú con los más “mayores” y eso les hace crecer y
empoderarse y Stewart lo sabe y es precisamente lo que busca.  Desde su posición
tranquila y humilde, van pasando los años y se llenan sus estanterías de
versos, relatos cortos y ahora cuentos… Se gana la admiración y el respeto de
figuras que admira desde hace años y eso le ruboriza y saca brillo a su yo más
modesto.
Familiar, amigo, sencillo, observador,
genial, Stewart es siempre ese nexo de unión en las
reuniones de grupos grandes que facilita que todo fluya y que parezca que todo
el mundo se conociera de siempre. Sí. Stewart es ese tipo de persona. Y por eso
le dedicamos esta entrada. Porque él lo vale y porque mañana, y no es una
inocentada, estrena su cuento, El
Pingüino Marcelino
, y nos brinda el honor de que seamos el espacio en
el que dicha presentación tenga lugar. También se estrenará la Caléndula como
espacio para la presentación de un libro y por todo lo expuesto no se nos
ocurre libro mejor para que esto pasara.
¿Y quién es este pingüino y por qué
Stewart lo ha parido? Bueno, está claro que a esto tendrá que responder él
mañana frente a la audiencia que a buen seguro los espera(a él y a Marcelino)
con ganas y preguntas, nosotras solo nos atrevemos a desvelar que Marcelino es
valiente y aventurero y que tendrá que aprender a adaptarse y afrontar los
retos que ha decido tomar. 
También diremos que el pingüino cobra vida
de la mano de la excelente ilustradora algecireña Sara Cantos la cual coprotagoniza esta aventura de
polos y trópicos junto con Mundini. Ambos se dejarán ver mañana por la
Caléndula y nos prometen todo tipo de sorpresas, esperemos que no sea, tampoco,
alguna inocentada. Entre tanto vamos contando las horas…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.