• Envío gratis a partir de 80€
  • Horario: 10:00 a 13:30 y de 17:00 a 20:00 de Lunes a Viernes | 10:00 a 14:00 Sábados
  • Envío gratis a partir de 60€

CREMA FACIAL MALVA BLANCA

Cuidado facial calmante sin perfume para bebés con pieles hipersensibles y atópicas.

Nutre y calma las rojeces y el picor. Actúa como una barrera protectora que promueve la formación de una piel sana

10,50

3 disponibles

Descripción

Las propiedades de la malva blanca se revelan en su nombre botánico. Althaea proviene del griego y significa » curar «. Se utilizaba como planta curativa en tiempos prehistóricos en China, Siria, Egipto y Grecia, y probablemente fue introducida en Europa en la Edad Media, coincidiendo con el inicio de la agricultura sedentaria.

Hoy en día se cultiva en lugares cálidos y soleados, cerca de la costa.

La malva blanca es una planta herbácea perenne, y a primera vista, parece bastante delicada. Pero es capaz de soportar la sequía y las altas temperaturas, gracias a que alberga en sus raíces y flores una sustancia gelatinosa que la protege del desecamiento. Además, contiene en toda la planta, especialmente en las raíces, una alta concentración en mucílago que le confiere propiedades calmantes, emolientes, protectoras e hidratantes.

Tan delicada como la piel del bebé

Durante los primeros años, la delicada piel del bebé, aún inmadura y 5 veces más fina que la piel del adulto, tiene que pasar por un importante proceso de maduración. Para que pueda desarrollarse de manera sana, necesita protección contra las agresiones externas además de una capa que la mantiene caliente.

Durante este tiempo, hay pieles que presentan un exceso de sensibilidad ante estímulos que en realidad son inofensivos, como la sudoración, emociones o alergias alimentarias, haciendo que la piel se vuelva seca, escamosa sufriendo además mucho picor. Esta particularidad se conoce como dermatitis atópica y afecta ya al 15% de la población pediátrica.

 

Protección suave para las pieles hipersensibles y atópicas

La línea de Bebé Derma a base de malva blanca calma la piel irritada, hidrata y actúa como una barrera protectora que estimula el desarrollo de las propias fuerzas protectoras de la piel ante las influencias ambientales nocivas.

Además, se ha evitado el uso de aceites esenciales como perfume para no sobrecargar la piel ya sensibilizada, combinando los beneficios de la malva blanca con el pensamiento silvestre y el aceite de coco, para aliviar así el picor y aportar una agradable sensación de frescor.

El eczema atópico es una reacción al exceso de sensibilidad y aparece principalmente en los lados de la cara. La piel se irrita, se descama con facilidad, y aparece picor, causado por la sequedad cutánea.
Por este motivo, hemos elaborado esta crema facial sin aceites esenciales como perfume, y con ingredientes exclusivamente naturales que no sólo nutren y calman la piel, sino también que la protegen con un manto protector frente a los estímulos externos. Ideal también para adultos con piel atópica.

 

Beneficios

Nutre intensamente y evita la descamación de la piel del rostro del bebé, además calma las rojeces y el picor. Protege la piel de los estímulos externos y ayuda al correcto desarrollo de sus funciones protectoras.
Sin conservantes, colorantes, perfumes sintéticos, ni sustancias de origen petroquímico. La alta tolerancia ha sido testada dermatológicamente, incluso en pieles sensibles. Apta para celiacos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “CREMA FACIAL MALVA BLANCA”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Una duda?. Consúltanos