LA PULSERA DE LOS ABRAZOS 1


Todos los comienzos son difíciles, pero algunos niños tienen más facilidad para adaptarse a personas y ambientes distintos, y a otros les cuesta algo más. El período de adaptación corresponde al proceso de transición mediante el cual el bebé o el niño debe abandonar su entorno familiar, que le proporcionaba seguridad y confianza, para ir descubriendo y adaptándose progresivamente a un nuevo medio desconocido: la escuela infantil.

Desde La Caléndula hemos creado este pequeño cuento con la intención de ayudar a las familias a acompañar a los peques en su primer día de cole, especialmente para aquellos que empiezan el período de adaptación por primera vez. La pulsera de los abrazos es la historia de Martina, una niña que se prepara para su primer día de cole con ilusión pero también con cierto vértigo propio y normal del que se enfrenta a una nueva experiencia en la vida, un pequeño reto que su madre le ayudará a afrontar con una maravillosa idea, una pulsera mágica a través de la cuál siempre estarán conectadas aunque no estén juntas.

Este proceso educativo gradual, que le permitirá a poco a poco ir desarrollando su autonomía y sociabilidad, representa sin embargo en un primer momento un cambio significativo y trascendental para el niño, que debe separarse – en muchos casos por primera vez – de sus padres o cuidadores principales, con los cuales estaba acostumbrado a convivir y a relacionarse, de los cuales solía recibir mucha atención y cuidados y la satisfacción de sus necesidades básicas, y con quienes compartía un vínculo afectivo esencial.

Durante la fase de adaptación las aulas están preparadas para hacer este período más fácil a los niños. El ambiente de la clase es acogedor y se programan actividades en las que se cuida el aspecto afectivo. Poco a poco la maestra o maestro se irá convirtiendo en una nueva figura de apego y seguridad.

Nuestra labor como padres y madres durante el acompañamiento del niño o niña en este período consiste principalmente en intentar transmitir seguridad y confianza. En este sentido La pulsera de los abrazos pretende humildemente proporcionar una herramienta que refuerce la seguridad del niño al enfrentarse a la separación, una forma de conectarse aunque no estemos juntos.

Todos los años, desde La Caléndula, preparamos un pequeño detalle para entregar junto a los libros de infantil del nuevo curso en un intento por agradecer su confianza a todas las familias que nos confían esta labor. Como librería de barrio nos encanta aprovechar este momento para agradeceros un año más vuestra confianza y apoyo como pequeño comercio. Junto al cuento incluímos dos «pulseras de los abrazos» que hemos preparado en distintos colores y que esperamos con ilusión os guste y ayude en esta nueva etapa. ¡Una vez más … GRACIAS!


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “LA PULSERA DE LOS ABRAZOS